Velada Fetichista

11.08.2020

Él se sobresaltó cuando se iba a llevar el tomate a la boca con su tenedor, casi derrama su copa de vino. Nadie en el restaurant se dio cuenta ...


Debo reconocer que tengo muy descuidado mi blog, algunos me han comentado que echan a faltar mis historias, así que me estaré poniendo las pilas.


Hace poco tuve una salida con un fetichista, la verdad que ni él mismo sabía que lo era y lo "descubrió" conmigo (según él ). Estaba sentado frente a mí y debajo de la mesa empecé a hacerle caricias traviesas con mi pie descalzo. Él se sobresaltó cuando se iba a llevar el tomate a la boca con su tenedor, casi derrama su copa de vino. Nadie en el restaurant se dio cuenta de lo que ocurría debajo de nuestra mesa. "Sigue comiendo" le sonreí. Su polla se puso dura durísima. Bajó su mano para acariciarme el pie.


- Bájate el cierre de tu pantalón.


Le dije y empezó a sudar a pesar del aire acondicionado. Los dedos de mis pies entraron y sentimos nuestra piel. "Es el postre que te espera en casa. Nunca se lo habían hecho, le creo por lo seriecito, tímido y educado que era.


En la habitación no paró de besarme, lamerme, chuparme los pies. Lo hizo con devoción pero no era sumiso. (A veces se confunde el fetichismo de pies con sumisión y no todos lo son). Yo ya quería guerra. y mientras follábamos, me seguía besando los pies. Pueden imaginar la postura? pues que vuele vuestra imaginación.