Atracción Sexual

Albert es exactamente el prototipo de hombre que físicamente me atrae, un hombre delgado, alto, con barba. Nos hemos conocido hace un par de meses.

La química entre nosotros es mágica, hay una notable mutua atracción, cada vez que intimamos nuestras conversaciones suelen ser:

  • Te has tocado, pensando en mí ?
  • Sí, un par de veces.
  • Y que has pensado?
  • En lo que siento cuando tú me penetras, no lo puedo explicar
  • Me gustas mucho nena
  • Y tú a mí, me encanta sentirte dentro.
  • Me excita demasiado que me lo digas
  • Me encanta sentir tu polla
  • Donde quieres mi leche?
  • En mis pezones
  • Estoy muy excitado, pídemelo, pide mi leche
  • Cariño, quiero toda tu leche sobre mis pezones
  • No aguanto más, me corro!

Albert se acuesta a mi lado, me da un beso en la frente y otro en los labios y a los pocos minutos oigo sus ronquidos, se ha quedado dormido. No se lo he dicho, pero me he follado a varios clientes pensando en él, voy besando labios que en realidad ya no me apetecen besar.

No sé cuánto tiempo más puedan durar nuestros encuentros, por ahora los disfruto.

Podría llegar al clímax solamente con el rose de su piel.

Me gusta mucho ese hombrecito.