BLOG

Él juzgaba y maldecía lo que luego anhelaba saborear entre sus labios...
Me pongo de pie y para mi sorpresa el piso estaba todo mojado y yo totalmente sorprendida...
No importa que del cielo o del infierno vengamos, belleza? Aún no soy el monstruo enorme que quisiera ser, aún soy algo ingenua y muy atrevida. Mi mirar, mi cuerpo y el pie que me soporta no son lo infinito que amas y tal vez nunca lo será.

Albert es exactamente el prototipo de hombre que físicamente me atrae, un hombre delgado, alto, con barba. Nos hemos conocido hace un par de meses.

Jaume es un hombre que prefiere que lo llame Cristina, preferentemente que me dirija a él como "mi putilla Cristina", "mi perra cristina", "zorra" etc... y quien soy yo para decirle que no? Si el fín de mi oficio es complacer sexualmente.

Cuando me pidió que le quite las esposas le puse una mordaza en la boca, para que se callara y no se atreva a pedir socorro. Noté como su miembro empezaba a quedar erecto...